BIRMANIA

Golpe de estado en Birmania: el ejército detiene a funcionarios y declara emergencia

Intentarán quedarse a cargo del país durante un año.
lunes, 1 de febrero de 2021 · 08:49

El ejército de Birmania (República de la Unión de Myanmar) anunció la detención de los principales dirigentes políticos del país, entre ellos, el presidente Win Myint y la consejera de Estado y referente de la Liga Nacional por la Democracia, Aung San Suu Kyi. A ello se suma la reciente declaración del estado de emergencia por el período de un año, en el que las fuerzas militares pretenden quedarse a cargo del gobierno, lo que clarifica sus intenciones de dar un golpe de estado.

A través de un discurso que fue transmitido por un canal de televisión militar, las Fuerzas Armadas intentaron justificar su accionar argumentando que el golpe de estado se produce como respuesta a un supuesto fraude que se habría cometido en las elecciones legislativas del 8 de noviembre pasado, donde la Liga Nacional por la Democracia consiguió 396 bancas en el Parlamento.

Aung San Suu Kyi fue detenida por los militares en el marco del golpe de estado.

Frente a ello, desde el partido desplazado del gobierno calificaron los argumentos como “contrarios” al voto popular y poco democráticos, al tiempo que pidieron a la población rechazar el golpe de estado y oponerse al regreso de una dictadura militar.

Uno de los portavoces de la Liga Nacional por la Democracia señaló claramente que “los militares están dando un golpe” y agregó que teme él mismo ser detenido. Al mismo tiempo pidió a la población actuar con calma y de acuerdo a las legislaciones que regulan el país.

Quiero decirle a nuestra gente que no responda precipitadamente y quiero que actúen de acuerdo con la ley.

Fuente: RTVE Noticias.

Las repercusiones internacionales del rechazo al golpe de estado por parte del ejército de Birmania no tardaron en aparecer. El primero en condenar las detenciones de líderes políticos fue el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, quien además instó a los líderes militares a “respetar la voluntad del pueblo”.

Estos acontecimientos representan un duro golpe para las reformas democráticas.

Estados Unidos, por su parte, señaló que se opone a cualquier intento de “alterar el resultado” de las elecciones realizadas y pidió la liberación de los líderes detenidos. En la misma línea se pronunció la ministra de Asuntos Exteriores de Australia, quien solicitó al ejército la libertad de los políticos y la adecuación de la resolución de conflictos a los mecanismos democráticos. Por último, desde Japón advirtieron que se encuentran observando la situación, y que por el momento no van a repatriar a los casi 3.500 japoneses que habitan el territorio de Birmania.

Otras Noticias