BIRMANIA

Biden amenazó con sancionar a los militares que protagonizaron el golpe de estado en Birmania

Condenó el hecho como un ataque a la democracia.
martes, 2 de febrero de 2021 · 12:32

El golpe de estado en Birmania (República de la Unión de Myanmar) generó el repudio de la comunidad internacional y colocó al nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ante su primera prueba global como mandatario de uno de los países más poderosos del mundo.

A pocas horas de ocurrida la toma del poder por parte del ejército, la Casa Blanca publicó un comunicado de rechazo a lo sucedido en el país asiático. El presidente estadounidense se pronunció en contra de los militares birmanos, a quienes acusó de utilizar las fuerzas armadas en contra de la voluntad popular expresada en los últimos comicios y condenó el golpe de estado.

En democracia, la fuerza nunca debería utilizarse por encima de la voluntad del pueblo o cambiar el resultado de unas elecciones.

El general Min Aung Hlaing encabezó el golpe de estado militar en Birmania

Además, Biden aseguró que su país “defenderá la democracia allí donde sea atacada” y recordó que durante la última década Estados Unidos quitó las sanciones a Birmania debido a sus avances hacia un sistema democrático, pero que a la luz de los nuevos acontecimientos, esa decisión deberá ser revisada.

Añadió también que, teniendo en cuenta la actual situación política que vive Birmania, desde su gestión no descartan la posibilidad de establecer nuevas sanciones contra el nuevo gobierno instalado en el poder.

Biden no sólo amenazó a los militares birmanos con posibles castigos, sino que además hizo un llamado a la comunidad internacional, a la que solicitó hablar “con una sola voz” para presionar al ejército y conseguir que abandone el poder.

Las reacciones contra el golpe de estado en Birmania se han multiplicado entre los gobiernos del mundo y hoy el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) se reunirá en carácter de urgencia para evaluar la situación y elaborar posibles intervenciones que tiendan a la restauración democrática.

Fuente: EuroNews.

Durante la noche del domingo el ejército de Birmania detuvo a los principales dirigentes políticos del país incluidos el presidente Win Myint y Aung San Suu Kyi, la consejera de Estado y referente de la Liga Nacional por la Democracia. Acto seguido, anunciaron a través de un canal de televisión militar la instalación de las Fuerzas Armadas en el gobierno, lo que consumó el golpe de estado.

Otras Noticias